Retiros espirituales católicos para parejas

Los retiros espirituales católicos para parejas o matrimoniales son la pausa que muchas parejas necesitan para encontrarse el uno con el otro. Y, de una manera mucho más profunda, con Dios. Estas prácticas son muy comunes para las iglesias y no debemos dejarlas de lado por su importancia si eres creyente.

Si nunca has ido a un retiro espiritual y estás pensando en hacer uno con tu pareja, te mostraremos los puntos más importantes de los retiros espirituales.

Beneficios de los retiros matrimoniales católicos

Es muy posible que al principio os sintáis incómodos y deseéis retiraros. Cuando estos retiros para matrimonios o parejas empiezan, los primeros momentos suelen ser muy incómodos para algunos. Es como si de repente el mundo se detuviera y entrarais en algo que no entendéis.

Retiros espirituales para parejas

Es muy probable que sientas la urgencia de salir de allí, pero debes tener paciencia y abrirte a la acción de Dios. Él guiará tus pasos. Hacer un retiro católico con tu pareja te proporcionará beneficios como estos:

Os encontraréis con vuestra propia oscuridad y desierto

Hacer una pausa y entrar en un retiro en pareja significa que reflexionaremos en base a nuestras vidas. En cómo la habéis venido viviendo, cuáles han sido los eventos que os han marcado, etc. Es mirarte a ti mismo, de frente y sin miedo al pecado, reconocer los errores y cómo os habéis dañado el uno al otro.

También es una manera de ver de frente el dolor que tal vez en un primer instante resulta difícil de reconocer y de aceptar, pero que es completamente necesario para reconciliar y experimentar el amor y la misericordia que os dará Dios.

Descubriréis que tenéis mucho que agradecer

Así como experimentarás la oscuridad, también comenzarás a ver la obra de Dios en tu vida y en tu pareja. A reconocer todo lo que Dios os ha otorgado y a reconocer su presencia en los momentos más insospechados.

Los retiros espirituales en pareja os permitirán ver la belleza de las personas que os rodean, de sí mismos como individuos, en pareja, en familia y en los diferentes aspectos que los rodean. Una riqueza que sin duda, ningún dinero podrá comprar jamás.

Verás cómo Dios os cuida de una manera mucho más personal

En un retiro católico para parejas (matrimoniales) aprenderéis que el trato personal lo inventó Dios. Comprenderéis que no fueron las grandes corporaciones, ni el servicio de atención al cliente quien lo comenzó, sino el mismo Dios.

Él fue el primero que amó con un amor infinito y que a su vez era a la medida de cada individuo.

Como Padre bueno que es, conocer los detalles de cada corazón, los sueños, los anhelos y todos son tomados en consideración. Muchas veces las personas y las parejas no comprenden por qué permite ciertas cosas, pero lo cierto es que Él nos conoce mucho mejor de lo que nos conocemos nosotros mismos.

En un retiro experimentarás ese amor que te hace sentir como su hijo preferido.

Seréis testigos directos de su actuar en la vida del otro

Así como experimentarás el amor y el cuidado hacia ti. Si sales un poco de ti y miras a los otros, verás cómo de esa misma manera quiere a cada uno de los que están presentes allí.

Los que provienen de una familia mucho más grande (familias numerosas) tal vez puedan entender esto de una mejor manera.

En Resumen…

Se trata de un encuentro para ayudar a las personas individualmente a encontrase a sí mismas, reencontrar a su pareja y, en caso de ser también religioso, juntos encontrar a Dios. Es un espacio de silencio y confianza, creado para revisar la vida en pareja.

El objetivo es darle a las parejas una oportunidad para dialogar, sin interrupciones, y sin tener que preocuparse de la alimentación, de la familia, ni de nadie, ya que suelen estar aislados, lejos de su ciudad y sus ruidos, sin hijos, parientes, ni amigos.

Es una oportunidad para darse el privilegio de poder dialogar de manera profunda y llevar a cabo una revisión de su camino juntos.